DAVU (el principio)

“No perteneces a ningún lugar, no tienes ninguna patria o nación. Tu tierra es la Tierra. Eres un hombre libre. Esas líneas dibujadas en el mapa no existen más que en la insensatez de los hombres, en nacionalismos estúpidos que pretenden crear zonas aisladas y protegidas tanto para los que quieren entrar o salir. No... Leer más →

Por el resquicio de un sueño oxidado

Hubo una vez una mujer que soñaba más que vivía. Y no porque su vida fuera especialmente lamentable, ni mucho menos, pero se sentía tan atrapada en esa maraña de rutinas y tareas que se había tramado a su alrededor, como una conspiración lenta y silenciosa, que tenía la urgente necesidad de liberarse, de huir.... Leer más →

Clave de Luna

Ya no quedan atardeceres (rojos) de carmín, de pasión, de besos en tu cielo (azul) El sol no se oculta porque ya dejó de asomar cansado de buscarla entre tus sábanas (negras) Los días se hacen tan largos en una habitación cerrada enfermo de nostalgia, de destino (falso) de corazón disléxico, arritmia diatónica notas desacompasadas... Leer más →

En noviembre

Sintió que todo en su mundo era perecedero, hasta ella misma. Y todo se le ocurrió cuando limpiaba y recogía la cocina, y encontró en el frutero una manzana que llevaba varios días sin tocar, oscurecida y madura por un lado y aparentemente fresca por el otro, el que daba la cara. La apartó, la... Leer más →

Del revés

Reconocida ausencia, secuencia de recuerdos lo que fuimos, lo que fuiste, lo que fui Cruel asesina, colaboradora clandestina escondiendo cadáveres (de tiempo y espacio) y haciendo desaparecer el arma homicida (la promesa incumplida) ocultando las pruebas de la decadencia sobornando el silencio de testigos (los sueños no hablan) ¿Qué queda de nosotros? si alguna vez... Leer más →

Latidos en blanco

Los ignorantes te llaman muerte cuando no eres más que vida latente que desde la luz del primer llanto acompañas nuestros pasos penitente Procesión insigne y blasfema olvidada de dios y de su mano hilera de velas sin sentido de figuras talladas, al hombro portadores al triste son de trompeta y tambores   Me enseñaste... Leer más →

El momento inadecuado

¿Por qué se empeñan los dioses en atraparnos en carne?   Desperté de lo eterno por ti recorrí miles de mundos y formas visité universos paralelos y concluyentes en lo perpendicular puntos tangenciales en los que no te hallé Te busqué en agujeros negros para disputarte con la nada si fuera preciso cloaca infinita, reciclador... Leer más →

Un Rioja en compañía

Se rompió en tantos pedazos que, con lo poco que le quedaba, no llegaba a reconocerse ante el espejo. No eran porciones de sí misma, en cada parte requerida se entregaba entera. Siempre estaba para todos, dispuesta para todos. Se entregó a cada uno de sus hijos, uno por uno, los tres que crecieron en... Leer más →

Apenas… una vida

Me costó una vida Me costó una vida poder reconocerme entre turbios reflejos, dioptrías estudiadas mostrando lo soportable, mirada indemne espejo empañado por el vaho de la arrogancia de duchas inútiles, pieles inmaculadas y entrañas sangrantes, tumores de conciencia Tiempos de obligado barbecho emocional tras cosechas malogradas sembrando dudas semillas de amor, insegura simiente transgénica... Leer más →

Ángeles dormidos

Vuelvo a tropezar, mamá, y no estás no estás para curar mis heridas de niño soplando mis rodillas y mis lágrimas aliento mágico de madres mercromina y tiritas, sana sana… Mis heridas ahora sangran hacia dentro solo las siento, solo las sufro ¿Quién sanaba las tuyas, mamá? ¿Quién las besaba y te acariciaba el alma?... Leer más →

El resto de mí

Ya no quedan ganas Ya no me quedan ganas de tener ganas ni de amaneceres, ni playas desiertas ni de sexo explícito e improvisado o comprimido y reprimido gritos ahogados los niños escuchan en la habitación de al lado a pensión completa. Ganas de comer o ser comido, devorado de mi carne en tu boca,... Leer más →

Ángeles de piedra

Anhedonia: Incapacidad para experimentar placer. Pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros. Crees que es un sueño, tan solo un mal sueño. Fruto germinado de semillas rancias cuyas raíces invaden tus entrañas, se enredan, se entrelazan alrededor de tu estómago, lo oprimen, lo penetran,... Leer más →

Mejor no preguntes

Tú siempre querías saber más pero hacías las preguntas equivocadas y las respuestas reñían con tus expectativas Inquietud y frustración en la misma danza baile cognitivo del insconsciente colectivo el placer onírico y la realidad que evitas Yo me quedo en la barra Hace tiempo que dejé de bailar Hace tiempo que dejé de escuchar... Leer más →

El otro lado del muro

Noté humedad en la espalda cuando me empujaste contra el muro del cementerio. Sabía que no era agua de lluvia, ni el relente de la noche lo que me mojaba. Era la humedad viscosa de la sangre de los que habíais fusilado antes. Escuché los disparos desde la camioneta donde me tenías con las manos... Leer más →

En cuerpo ajeno

A veces parece que la tierra gira en dirección contraria a la que estamos acostumbrados, como si un día te levantas de dormir y alguien hubiese alterado la posición de todos los muebles de tu casa, como si a mitad del juego te cambian las reglas. Y te sientes desubicado, perdido, asustado, como recién despertado... Leer más →

Mi tiempo imperfecto (parte 2, final)

Conforme te acercas notas algo extraño en él, no sabes exactamente qué es, quizá la forma en la que está sentado, te recuerda a un maniquí, como si alguien lo hubiera colocado así en una posición algo forzada y no pudiera moverse a voluntad. Su cuerpo había cambiado, era un hombre corpulento de más de... Leer más →

En silencio

Que calle la luz y las sombras la amordacen que calle el tiempo y cada segundo se pierda en el abismo que calle Dios, aunque nunca me haya hablado que ni la lluvia suene al caer, en mi piel cada gota duele que calle el silencio que ensordece, que oprime, que angustia No quiero ánimos,... Leer más →

Mi tiempo imperfecto (parte 1)

Suena el despertador y te levantas rápido, sin pensar ni concederte unos minutos al plácido retoce entre sábanas, como un militar de postguerra al toque de diana, como una madre colmada de responsabilidades y millones de cosas por hacer. Caminas medio sonámbula por el pasillo, con la bata a medio anudar, hacia la habitación de... Leer más →

Y yo también te quiero (parte 2)

“y reconozco ese clic metálico… es el sonido del percutor…” Pero seguidamente no se escuchó ninguna detonación, ningún disparo. Ninguna bala atravesó su cráneo esparciendo sus sesos sobre el desayuno. Carla lo rodeó desde atrás, se puso delante de él y estampó la pistola con furia sobre la mesa. Todo tembló por la fuerza del... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑