A mis hijas

Cuando los veranos acaban, que siempre acaban, nos queda la sensación de lo vivido, de lo sentido Al cobijo del tiempo sobreviven los momentos y los seres que, sin pretenderlo, te hacen eterno.   Francisco J. Berenguer

Blog de WordPress.com.

Subir ↑