Ángeles dormidos

Vuelvo a tropezar, mamá, y no estás no estás para curar mis heridas de niño soplando mis rodillas y mis lágrimas aliento mágico de madres mercromina y tiritas, sana sana… Mis heridas ahora sangran hacia dentro solo las siento, solo las sufro ¿Quién sanaba las tuyas, mamá? ¿Quién las besaba y te acariciaba el alma?... Leer más →

Mejor no preguntes

Tú siempre querías saber más pero hacías las preguntas equivocadas y las respuestas reñían con tus expectativas Inquietud y frustración en la misma danza baile cognitivo del insconsciente colectivo el placer onírico y la realidad que evitas Yo me quedo en la barra Hace tiempo que dejé de bailar Hace tiempo que dejé de escuchar... Leer más →

En silencio

Que calle la luz y las sombras la amordacen que calle el tiempo y cada segundo se pierda en el abismo que calle Dios, aunque nunca me haya hablado que ni la lluvia suene al caer, en mi piel cada gota duele que calle el silencio que ensordece, que oprime, que angustia No quiero ánimos,... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑