Solo abrázame

“Trastorno adaptativo. Depresión, ansiedad, anhedonia. Insomnio. Fobia social, aislamiento, irritabilidad. Pensamientos autolíticos. Desesperanza. Problemas vegetativos y cognitivos…” “Tienes que reconocer que estás enfermo, eso lo primero, para poder tratarte y pensar que lo que sufres es como cualquier otra enfermedad que se cura, pero debes tener paciencia, las cuestiones de la mente requieren un proceso... Leer más →

Frágil cuerpo

Qué fácil es destruir No se necesita carrera, ni de fondo ni de toga solo palabras Poder de dioses mundanos que se creen poetas y solo hacen malabares con las metáforas mientras el semáforo cambia a verde no subas la ventanilla, dame algo… Palabras que ensalzan y humillan que enamoran y matan, agonizan que nacen... Leer más →

Aranjuez y yo

Esta mañana temprano, escuchando las noticias y antes de que me dieran ganas de apagar la radio, mencionaron, en un alarde de sensibilidad afortunado pero impropio entre compadreos de políticos, bancos y jueces, que el “Concierto de Aranjuez” cumplía hoy setenta y ocho años de su estreno en el Palau de la música de Barcelona.... Leer más →

En noviembre

Sintió que todo en su mundo era perecedero, hasta ella misma. Y todo se le ocurrió cuando limpiaba y recogía la cocina, y encontró en el frutero una manzana que llevaba varios días sin tocar, oscurecida y madura por un lado y aparentemente fresca por el otro, el que daba la cara. La apartó, la... Leer más →

Del revés

Reconocida ausencia, secuencia de recuerdos lo que fuimos, lo que fuiste, lo que fui Cruel asesina, colaboradora clandestina escondiendo cadáveres (de tiempo y espacio) y haciendo desaparecer el arma homicida (la promesa incumplida) ocultando las pruebas de la decadencia sobornando el silencio de testigos (los sueños no hablan) ¿Qué queda de nosotros? si alguna vez... Leer más →

Latidos en blanco

Los ignorantes te llaman muerte cuando no eres más que vida latente que desde la luz del primer llanto acompañas nuestros pasos penitente Procesión insigne y blasfema olvidada de dios y de su mano hilera de velas sin sentido de figuras talladas, al hombro portadores al triste son de trompeta y tambores   Me enseñaste... Leer más →

Un Rioja en compañía

Se rompió en tantos pedazos que, con lo poco que le quedaba, no llegaba a reconocerse ante el espejo. No eran porciones de sí misma, en cada parte requerida se entregaba entera. Siempre estaba para todos, dispuesta para todos. Se entregó a cada uno de sus hijos, uno por uno, los tres que crecieron en... Leer más →

Apenas… una vida

Me costó una vida Me costó una vida poder reconocerme entre turbios reflejos, dioptrías estudiadas mostrando lo soportable, mirada indemne espejo empañado por el vaho de la arrogancia de duchas inútiles, pieles inmaculadas y entrañas sangrantes, tumores de conciencia Tiempos de obligado barbecho emocional tras cosechas malogradas sembrando dudas semillas de amor, insegura simiente transgénica... Leer más →

Ángeles dormidos

Vuelvo a tropezar, mamá, y no estás no estás para curar mis heridas de niño soplando mis rodillas y mis lágrimas aliento mágico de madres mercromina y tiritas, sana sana… Mis heridas ahora sangran hacia dentro solo las siento, solo las sufro ¿Quién sanaba las tuyas, mamá? ¿Quién las besaba y te acariciaba el alma?... Leer más →

El desván

Solo aportas personajes vacíos, sin personalidad, sin alma. Así… ¿cómo coño vas a escribir algo decente? Aunque tengas una buena historia que contar son los protagonistas, principales y secundarios, los que tienen que conectar con el lector. Ya sabes cómo va esto: el héroe, el antihéroe, el punto de inflexión donde se enfrenta a tomar... Leer más →

El resto de mí

Ya no quedan ganas Ya no me quedan ganas de tener ganas ni de amaneceres, ni playas desiertas ni de sexo explícito e improvisado o comprimido y reprimido gritos ahogados los niños escuchan en la habitación de al lado a pensión completa. Ganas de comer o ser comido, devorado de mi carne en tu boca,... Leer más →

De hueso y carne

A veces me siento tan frágil que temo deshacerme en cien historias y algún poema Ya son pocos los que escuchan y menos los que leen Lo siento, no soy de emoticonos si me sacas una sonrisa la podrás ver en mis labios si quieres, si vienes Mis besos son de carne Me rompo, me... Leer más →

Ángeles de piedra

Anhedonia: Incapacidad para experimentar placer. Pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros. Crees que es un sueño, tan solo un mal sueño. Fruto germinado de semillas rancias cuyas raíces invaden tus entrañas, se enredan, se entrelazan alrededor de tu estómago, lo oprimen, lo penetran,... Leer más →

Mejor no preguntes

Tú siempre querías saber más pero hacías las preguntas equivocadas y las respuestas reñían con tus expectativas Inquietud y frustración en la misma danza baile cognitivo del insconsciente colectivo el placer onírico y la realidad que evitas Yo me quedo en la barra Hace tiempo que dejé de bailar Hace tiempo que dejé de escuchar... Leer más →

Entre amigas

“Si quisiera hacerlo lo haría… si pudiera” La beso todas las noches antes de dormir y no importa que no me corresponda de la misma forma. También beso a otra distinta por la mañana, a otra más cada ocho horas y, bueno, tengo otra reservada por si algún día la cosa se pone muy fea,... Leer más →

En cuerpo ajeno

A veces parece que la tierra gira en dirección contraria a la que estamos acostumbrados, como si un día te levantas de dormir y alguien hubiese alterado la posición de todos los muebles de tu casa, como si a mitad del juego te cambian las reglas. Y te sientes desubicado, perdido, asustado, como recién despertado... Leer más →

Antes de la medianoche

Cuando estuve en calma elegí mis miedos los cubrí de sombras los escondí bajo la cama. De niño los miedos se adhieren a la piel sin poder evitarlo como si fuera el precio por la inocencia. Ahora es distinto tú temes a lo que quieres temer de lo que te gusta refugiarte de lo que... Leer más →

Mi pequeña adicción

¿Existe algún límite para el sufrimiento?   No sé, algo, una línea imaginaria, un tope que te pegue en la cabeza cuando te intentes volver a levantar, un puto zumbido en los oídos… algo que impida que se acumule, que te inunde, que te ahogue, que te destroce por dentro y que te agriete por fuera.  ... Leer más →

Fundido en negro

A mi madre. En términos cinematográficos “fundido en negro” se refiere a cuando, al final de una película o secuencia, la imagen va desapareciendo lentamente hasta quedarse la pantalla totalmente oscura. Tal vez la muerte sea algo parecido. El cerebro se va desconectando de los sentidos y lentamente… se apaga. ¿Alguna vez habéis perdido el... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑