Australia

Ella tenía un tarro de cristal en el que iba metiendo monedas de cinco duros, era un recipiente grande, supongo que algún día albergó aceitunas de esas aliñadas que le gustaban o de esas cebollitas que cogían un tono rosado con el tiempo. Llevaba años introduciendo monedas, alguna que le sobraba cuando venía de hacer... Leer más →

Por el resquicio de un sueño oxidado

Hubo una vez una mujer que soñaba más que vivía. Y no porque su vida fuera especialmente lamentable, ni mucho menos, pero se sentía tan atrapada en esa maraña de rutinas y tareas que se había tramado a su alrededor, como una conspiración lenta y silenciosa, que tenía la urgente necesidad de liberarse, de huir.... Leer más →

Tibia, espesa… y jugosa.

Apenas comenzó la noche supe que hoy tampoco mataría a nadie. No es que hubiera prisa, la primera víctima de un asesino en serie es la más importante ¿no? la que inicia esa aventura por el camino del crimen y, además, es también la que va a marcar las pautas a seguir en mi prometedor... Leer más →

En noviembre

Sintió que todo en su mundo era perecedero, hasta ella misma. Y todo se le ocurrió cuando limpiaba y recogía la cocina, y encontró en el frutero una manzana que llevaba varios días sin tocar, oscurecida y madura por un lado y aparentemente fresca por el otro, el que daba la cara. La apartó, la... Leer más →

Un Rioja en compañía

Se rompió en tantos pedazos que, con lo poco que le quedaba, no llegaba a reconocerse ante el espejo. No eran porciones de sí misma, en cada parte requerida se entregaba entera. Siempre estaba para todos, dispuesta para todos. Se entregó a cada uno de sus hijos, uno por uno, los tres que crecieron en... Leer más →

Ángeles dormidos

Vuelvo a tropezar, mamá, y no estás no estás para curar mis heridas de niño soplando mis rodillas y mis lágrimas aliento mágico de madres mercromina y tiritas, sana sana… Mis heridas ahora sangran hacia dentro solo las siento, solo las sufro ¿Quién sanaba las tuyas, mamá? ¿Quién las besaba y te acariciaba el alma?... Leer más →

El sexo sentido

Fue ayer o hace diez años, quizá más… Se conserva tan nítido en mi memoria que parece que te estoy viendo ahora mismo, al contra luz de la ventana, cómo te vas vistiendo. No existe nada más erótico y hermoso que observar a una mujer mientras se viste tras una larga noche de amor. El... Leer más →

Agua y tú

Me miras y sonríes de la manera más hermosa que recuerdo Porque cada sonrisa es única como las huellas dactilares ¿Cuánto se puede vivir sin comer? ¿y sin beber? ¿cuánto podría sobrevivir sin ti? Te das la vuelta en la cama y te acercas y tus curvas encajan en las mías reconocimiento de piel, de... Leer más →

Conjugándote

Soy tu tiempo indefinido tu pretérito imperfecto repleto de manchas y tachones de renglones vacíos entre lineas manuscritas de apresurada letra. Soy tu lágrima contenida la que no llega a brotar la más amarga. Quisiera aliviarte la tensión de la espalda abrazarte por detrás, sigiloso y erizar tu nuca con un beso. Me gustaría sentirme... Leer más →

Mi tiempo imperfecto (parte 2, final)

Conforme te acercas notas algo extraño en él, no sabes exactamente qué es, quizá la forma en la que está sentado, te recuerda a un maniquí, como si alguien lo hubiera colocado así en una posición algo forzada y no pudiera moverse a voluntad. Su cuerpo había cambiado, era un hombre corpulento de más de... Leer más →

Mi tiempo imperfecto (parte 1)

Suena el despertador y te levantas rápido, sin pensar ni concederte unos minutos al plácido retoce entre sábanas, como un militar de postguerra al toque de diana, como una madre colmada de responsabilidades y millones de cosas por hacer. Caminas medio sonámbula por el pasillo, con la bata a medio anudar, hacia la habitación de... Leer más →

Y yo también te quiero (parte 2)

“y reconozco ese clic metálico… es el sonido del percutor…” Pero seguidamente no se escuchó ninguna detonación, ningún disparo. Ninguna bala atravesó su cráneo esparciendo sus sesos sobre el desayuno. Carla lo rodeó desde atrás, se puso delante de él y estampó la pistola con furia sobre la mesa. Todo tembló por la fuerza del... Leer más →

Y yo también te quiero (parte 1)

Me pones el desayuno en la mesa con la misma sonrisa de anoche cuando acabamos de discutir. Pensé en pedirte perdón esta mañana, pero veo que no hace falta, que has entrado en razón. Eres tan terca, a veces. ¿Cuándo comprenderás, de una vez, que mis necesidades de sexo son diferentes a las que encuentro... Leer más →

Miriam

Me voy. No huyo de ti, no creas. La huida es de mí misma, porque si continuara siendo yo, nunca conseguiría dejarte. Mañana encontrarás el apartamento vacío, tal y como yo lo he sentido todo este tiempo. Es necesario. Es lo mejor para los dos. Para ti, para mí, para tus hijos, para tu mujer.... Leer más →

Fundido en negro

A mi madre. En términos cinematográficos “fundido en negro” se refiere a cuando, al final de una película o secuencia, la imagen va desapareciendo lentamente hasta quedarse la pantalla totalmente oscura. Tal vez la muerte sea algo parecido. El cerebro se va desconectando de los sentidos y lentamente… se apaga. ¿Alguna vez habéis perdido el... Leer más →

Laura

Cuando decidí ser yo misma me surgió el dilema. ¿Quién soy yo, realmente? Puedo ser cualquiera de mis “yo” declarados; los conocidos, los que se muestran, los que se ocultan… o una mezcla de todos ellos. ¡Joder...! ¿todas las personas son así de complicadas o solo soy yo? Creo que toda mi vida he estado... Leer más →

Angela

No me pidas que te olvide. No pretendas que deje de quererte, o que te odie. Todavía no sabes cómo funciona esto ¿verdad? Solo dime una cosa… mírame a los ojos y dime que no me quieres. Entonces desapareceré de tu vida por completo, pero dímelo. Dímelo con la mirada, que pueda leerlo en tus... Leer más →

Virginia

Me siento invisible, o al menos transparente, en ocasiones. A veces es divertido, curioso. Otras veces es como si estuvieras muerta. Existimos en relación a lo que nos rodea, la percepción de una misma se distorsiona cuando alguien te mira o te toca o, simplemente, te ignora. Mi marido hace tiempo que no me ve.... Leer más →

María

A veces es como despertar una mañana y ser consciente de que has soñado, pero no recuerdas el sueño. Me da miedo dormir, porque sé que un día me olvidaré de mí. No somos más que recuerdos, débiles retazos mentales del pasado. Comenzó siendo gracioso ¿recuerdas? Al principio lo es. Pequeños despistes, equivocaciones al hablar,... Leer más →

Silvia

Mamá, tienes el mar en los ojos. Ojalá, mi niña, hubieras elegido otro vientre donde nacer. Yo no puedo ofrecerte nada más de lo que ves, y lo que ves, es bien poco. No me explico como un ser tan maravilloso como tú eligió un día mi útero maltrecho, este cuerpo desquiciado por el alcohol... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑