Latidos en blanco

Los ignorantes te llaman muerte cuando no eres más que vida latente que desde la luz del primer llanto acompañas nuestros pasos penitente Procesión insigne y blasfema olvidada de dios y de su mano hilera de velas sin sentido de figuras talladas, al hombro portadores al triste son de trompeta y tambores   Me enseñaste... Leer más →

Ángeles de piedra

Anhedonia: Incapacidad para experimentar placer. Pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros. Crees que es un sueño, tan solo un mal sueño. Fruto germinado de semillas rancias cuyas raíces invaden tus entrañas, se enredan, se entrelazan alrededor de tu estómago, lo oprimen, lo penetran,... Leer más →

Mejor no preguntes

Tú siempre querías saber más pero hacías las preguntas equivocadas y las respuestas reñían con tus expectativas Inquietud y frustración en la misma danza baile cognitivo del insconsciente colectivo el placer onírico y la realidad que evitas Yo me quedo en la barra Hace tiempo que dejé de bailar Hace tiempo que dejé de escuchar... Leer más →

El otro lado del muro

Noté humedad en la espalda cuando me empujaste contra el muro del cementerio. Sabía que no era agua de lluvia, ni el relente de la noche lo que me mojaba. Era la humedad viscosa de la sangre de los que habíais fusilado antes. Escuché los disparos desde la camioneta donde me tenías con las manos... Leer más →

Mi tiempo imperfecto (parte 2, final)

Conforme te acercas notas algo extraño en él, no sabes exactamente qué es, quizá la forma en la que está sentado, te recuerda a un maniquí, como si alguien lo hubiera colocado así en una posición algo forzada y no pudiera moverse a voluntad. Su cuerpo había cambiado, era un hombre corpulento de más de... Leer más →

En silencio

Que calle la luz y las sombras la amordacen que calle el tiempo y cada segundo se pierda en el abismo que calle Dios, aunque nunca me haya hablado que ni la lluvia suene al caer, en mi piel cada gota duele que calle el silencio que ensordece, que oprime, que angustia No quiero ánimos,... Leer más →

Antes de la medianoche

Cuando estuve en calma elegí mis miedos los cubrí de sombras los escondí bajo la cama. De niño los miedos se adhieren a la piel sin poder evitarlo como si fuera el precio por la inocencia. Ahora es distinto tú temes a lo que quieres temer de lo que te gusta refugiarte de lo que... Leer más →

Fundido en negro

A mi madre. En términos cinematográficos “fundido en negro” se refiere a cuando, al final de una película o secuencia, la imagen va desapareciendo lentamente hasta quedarse la pantalla totalmente oscura. Tal vez la muerte sea algo parecido. El cerebro se va desconectando de los sentidos y lentamente… se apaga. ¿Alguna vez habéis perdido el... Leer más →

Irene

Unos pasaban por delante y yo escondía todo lo posible los pies debajo del asiento, haciéndome pequeña, refugiándome en él. Otros, por detrás, rozaban sus chaquetas y abrigos en mi cabeza, ignorando mi espacio. La película había acabado y todos iban abandonando la sala.  Todos menos yo.  Apuré hasta que la última letra de los... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑