Ángeles dormidos

Vuelvo a tropezar, mamá, y no estás no estás para curar mis heridas de niño soplando mis rodillas y mis lágrimas aliento mágico de madres mercromina y tiritas, sana sana… Mis heridas ahora sangran hacia dentro solo las siento, solo las sufro ¿Quién sanaba las tuyas, mamá? ¿Quién las besaba y te acariciaba el alma?... Leer más →

El desván

Solo aportas personajes vacíos, sin personalidad, sin alma. Así… ¿cómo coño vas a escribir algo decente? Aunque tengas una buena historia que contar son los protagonistas, principales y secundarios, los que tienen que conectar con el lector. Ya sabes cómo va esto: el héroe, el antihéroe, el punto de inflexión donde se enfrenta a tomar... Leer más →

El resto de mí

Ya no quedan ganas Ya no me quedan ganas de tener ganas ni de amaneceres, ni playas desiertas ni de sexo explícito e improvisado o comprimido y reprimido gritos ahogados los niños escuchan en la habitación de al lado a pensión completa. Ganas de comer o ser comido, devorado de mi carne en tu boca,... Leer más →

De hueso y carne

A veces me siento tan frágil que temo deshacerme en cien historias y algún poema Ya son pocos los que escuchan y menos los que leen Lo siento, no soy de emoticonos si me sacas una sonrisa la podrás ver en mis labios si quieres, si vienes Mis besos son de carne Me rompo, me... Leer más →

En cuerpo ajeno

A veces parece que la tierra gira en dirección contraria a la que estamos acostumbrados, como si un día te levantas de dormir y alguien hubiese alterado la posición de todos los muebles de tu casa, como si a mitad del juego te cambian las reglas. Y te sientes desubicado, perdido, asustado, como recién despertado... Leer más →

Mi pequeña adicción

¿Existe algún límite para el sufrimiento?   No sé, algo, una línea imaginaria, un tope que te pegue en la cabeza cuando te intentes volver a levantar, un puto zumbido en los oídos… algo que impida que se acumule, que te inunde, que te ahogue, que te destroce por dentro y que te agriete por fuera.  ... Leer más →

Laura

Cuando decidí ser yo misma me surgió el dilema. ¿Quién soy yo, realmente? Puedo ser cualquiera de mis “yo” declarados; los conocidos, los que se muestran, los que se ocultan… o una mezcla de todos ellos. ¡Joder...! ¿todas las personas son así de complicadas o solo soy yo? Creo que toda mi vida he estado... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑