De paseo

Soy un cobarde, lo confieso, aunque sea evidente.

Hoy tengo que salir a la calle y me da miedo.

Temo a la gente, a lo inesperado, a no saber afrontarlo.

Iré por lugares poco frecuentados, donde no se me conozca, ni reconozca.

Que nadie me salude, ni yo tenga que saludar.

Que nadie me pregunte ¿cómo estás?

Caminaré con la mirada fija en el suelo, aislado en mi propia sombra.

Si me ves ignórame, yo haré lo mismo contigo.

Como si no nos conociéramos, como debe ser, como es.

Todos somos desconocidos envueltos en órganos y piel.

Ella me espera en su consulta con la misma sonrisa fingida de siempre.

Con la misma bata blanca de siempre abierta sobre su propia ropa, como queriendo decir que tiene otra vida aparte de este espacio frecuentado por enfermos mentales.

Otra desconocida en su orgánico envoltorio deseando catalogarme para que encaje en alguno de sus estudiados patrones de diagnóstico.

Saldré de allí peor que entraré, lo sé.

La solución no está allí.

Sé lo que necesito, y también cómo conseguirlo.

No, no es eso que estás pensando.

O quizá sí.

Pero temo afrontarlo.

Porque sé lo que va a pasar.

Todo esto ya lo he vivido, o sentido, o imaginado.

Te podría contar tantas cosas, pero no deseo contagiarte.

El miedo hace metástasis en el conocimiento, en las ideas, en la palabra.

Mejor así.

Créeme.

Francisco J. Berenguer

Obsolescencia Desprogramada

Material defectuoso, sustancia contaminante

que se expande, sigilosa

por los márgenes de mi compañía

Líquido corrosivo que mi piel exuda

como aquella pila olvidada

en el transistor del abuelo

Saliva envenenada

que disuelve tus besos y te hiere a distancia

si te escupo palabras

a los ojos

Serpiente cobarde enroscada y oculta

en el hueco de tu confianza

Nada bueno fluye en este miserable pozo

hedor insoportable para quien me destapa

No me busques curas ni reciclajes

soy el vergonzoso error que se oculta

rumor de velatorio

Acéptalo, ya no quedan almas

para tantos cuerpos

Estoy tan lleno de vacíos que ya ni duele

me faltan fuerzas para la siguiente función

me sobran mentiras y excusas

Humano incompleto, material defectuoso

mi destino no era ver la luz de tus días

ni la sombra de los míos

Alguien debió retirarme a tiempo

de la cadena de montaje.

Francisco J. Berenguer