Canción de despedida

Admiramos a la luna y su belleza
cuando solo es un satélite inhóspito
gris y amargado
sin titulación de planeta, dependiente
de una dosis de gravedad
que la Tierra le suministra
en un callejón oscuro
a escondidas de poetas enamorados
a cambio de un pacto con las mareas
y una sonrisa maquillada
cuando el sol le da en la cara.
Solo soy la parte que quieres ver,
o la que muestro
la mitad de mí, o quizá menos
cuarto menguante
No aterrices en mi cara oculta
no conoces los riesgos
allí no existe el amor, ni almas,
ni duermen ángeles
Ni siquiera hay dolor, ya sobrepasé la frontera
donde lo que duele se convierte en polvo
y mis lágrimas se solidificaron en cráteres
cicatrices eternas de quien cree
que tan solo él esconde una faz
estúpida ilusión cuando sabes
que hasta la luna
siempre oculta su mitad.

 

Francisco J. Berenguer