Cosas de Mayores

Llegué corriendo a casa, casi sin aliento. En aquellos tiempos siempre iba corriendo a todos lados, creía que se me había hecho tarde y mis padres estarían enfadados, con la mesa puesta, esperándome para comer. Y mi madre habría salido al balcón para llamarme a gritos: ¡Paquitooo…! Yo odiaba que me llamase así, porque luego... Leer más →

Vidas Convergentes

Para ella se acaba la función, la última función en el teatro Principal. Y tú te vistes para afrontar un nuevo turno que está a punto de comenzar.   La actriz, en la soledad del camerino y todavía con el eco de aplausos en los oídos, se va despojando de los restos de su personaje,... Leer más →

Lo más triste y hermoso

Llevo desde poco antes de las seis de la mañana intentando dar el inicio adecuado a esta entrada. Escribo algo, no me gusta, lo borro, vuelvo a comenzar, sigue sin gustarme, lo modifico, lo reescribo, lo elimino, me hago un café, me quemo la lengua, me remuevo en la silla, la postura, la luz, el... Leer más →

En tus charcos

Me siento más cómodo usando quizá, que quizás lo primero me resulta poético y más ligado al tiempo, la nostalgia lo segundo es como pisar un charco y esperar que te salpique, o no quizás tú seas de meterte en charcos, quizá yo tienda a rodearlos quizás debiera probar a saltar en ellos, quizá tú... Leer más →

Síntomas de soledad

Era un colegio gris, de cemento gris en el patio y las paredes, y baldosas grises o marrón oscuro en los pasillos y las aulas. Era mil novecientos setenta y tres y alguien un día, con sus pequeños dedos, ampliando un desconchón de la pared, descubrió marcas de disparos. Huellas de muerte, restos de odio.... Leer más →

Cartas que nunca se enviaron

Tenía tanto que contarte, todavía pero nos quedamos sin tiempo, ni estaciones andenes vacíos repletos de invierno Que no vean que sufres, no temas las heridas del corazón se leen en la mirada ¿y quién te mira hoy a los ojos? ¿quién te ama como yo… quién te amará? Perdí la batalla, la guerra, perdí... Leer más →

Noticiario de guerra

Tiempos de guerra, de tregua ilusoria panfletos de sueños lanzados al aire que la realidad embarra cuando los coges del suelo Perdimos la esperanza huyó de nosotros inocente color en un mundo de grises Se destiñe la conciencia de tanto lavado se duermen los sentidos en el sofá de tu casa dirigiendo el mundo con... Leer más →

Todos somos… monstruos.

Hay seres que nunca deberían haber existido Se descuidó la naturaleza, sucumbió al engaño de los monstruos que se disfrazaron con la piel de los primeros hombres Sed de sangre y sexo, sometimiento y poder del macho instintos arraigados que justifican al animal, denigrando al humano A veces temo ser uno de ellos, mi monstruo... Leer más →

Café… ¿solo?

Resulta curioso cómo los sueños se desvanecen apenas despertamos. Tú me decías que para evitar que sucediera debías contárselo a alguien nada más despertar y siempre antes de desayunar, como si el café y las tostadas fueran una prolongación de la frontera entre los dos mundos. Esta mañana no quiero olvidar lo que he soñado,... Leer más →

Canción de despedida

Admiramos a la luna y su belleza cuando solo es un satélite inhóspito gris y amargado sin titulación de planeta, dependiente de una dosis de gravedad que la Tierra le suministra en un callejón oscuro a escondidas de poetas enamorados a cambio de un pacto con las mareas y una sonrisa maquillada cuando el sol... Leer más →

Solo abrázame

“Trastorno adaptativo. Depresión, ansiedad, anhedonia. Insomnio. Fobia social, aislamiento, irritabilidad. Pensamientos autolíticos. Desesperanza. Problemas vegetativos y cognitivos…” “Tienes que reconocer que estás enfermo, eso lo primero, para poder tratarte y pensar que lo que sufres es como cualquier otra enfermedad que se cura, pero debes tener paciencia, las cuestiones de la mente requieren un proceso... Leer más →

Ser Nada

Hoy duele tanto que no puedo escribir. Normalmente en los márgenes del dolor y la tristeza fluyen los textos más melancólicos y hermosos, pero hoy es tan espeso que me cuesta dar un paso, perfilar una letra, describir, siquiera, el profundo abismo en el que me sumerjo, de aguas frías y oscuras, sin apenas aire... Leer más →

Por el resquicio de un sueño oxidado

Hubo una vez una mujer que soñaba más que vivía. Y no porque su vida fuera especialmente lamentable, ni mucho menos, pero se sentía tan atrapada en esa maraña de rutinas y tareas que se había tramado a su alrededor, como una conspiración lenta y silenciosa, que tenía la urgente necesidad de liberarse, de huir.... Leer más →

Tibia, espesa… y jugosa.

Apenas comenzó la noche supe que hoy tampoco mataría a nadie. No es que hubiera prisa, la primera víctima de un asesino en serie es la más importante ¿no? la que inicia esa aventura por el camino del crimen y, además, es también la que va a marcar las pautas a seguir en mi prometedor... Leer más →

Clave de Luna

Ya no quedan atardeceres (rojos) de carmín, de pasión, de besos en tu cielo (azul) El sol no se oculta porque ya dejó de asomar cansado de buscarla entre tus sábanas (negras) Los días se hacen tan largos en una habitación cerrada enfermo de nostalgia, de destino (falso) de corazón disléxico, arritmia diatónica notas desacompasadas... Leer más →

Frágil cuerpo

Qué fácil es destruir No se necesita carrera, ni de fondo ni de toga solo palabras Poder de dioses mundanos que se creen poetas y solo hacen malabares con las metáforas mientras el semáforo cambia a verde no subas la ventanilla, dame algo… Palabras que ensalzan y humillan que enamoran y matan, agonizan que nacen... Leer más →

Aranjuez y yo

Esta mañana temprano, escuchando las noticias y antes de que me dieran ganas de apagar la radio, mencionaron, en un alarde de sensibilidad afortunado pero impropio entre compadreos de políticos, bancos y jueces, que el “Concierto de Aranjuez” cumplía hoy setenta y ocho años de su estreno en el Palau de la música de Barcelona.... Leer más →

Del revés

Reconocida ausencia, secuencia de recuerdos lo que fuimos, lo que fuiste, lo que fui Cruel asesina, colaboradora clandestina escondiendo cadáveres (de tiempo y espacio) y haciendo desaparecer el arma homicida (la promesa incumplida) ocultando las pruebas de la decadencia sobornando el silencio de testigos (los sueños no hablan) ¿Qué queda de nosotros? si alguna vez... Leer más →

Latidos en blanco

Los ignorantes te llaman muerte cuando no eres más que vida latente que desde la luz del primer llanto acompañas nuestros pasos penitente Procesión insigne y blasfema olvidada de dios y de su mano hilera de velas sin sentido de figuras talladas, al hombro portadores al triste son de trompeta y tambores   Me enseñaste... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑