Síntomas de soledad

Era un colegio gris, de cemento gris en el patio y las paredes, y baldosas grises o marrón oscuro en los pasillos y las aulas. Era mil novecientos setenta y tres y alguien un día, con sus pequeños dedos, ampliando un desconchón de la pared, descubrió marcas de disparos. Huellas de muerte, restos de odio. Lo veíamos con asombro, pero con preocupante naturalidad. Ahora me estremezco al pensar que tan solo treinta años antes, quizá menos, fusilaron allí a personas, en el mismo patio donde, apiñados, se jugaban diez partidos imposibles a la vez, con diez balones y más de cien piernas.

Era un colegio solo de chicos, las chicas distraen, decían, de hecho, apenas había mujeres aparte de una profesora que le daba clase a los más pequeños y se encargaba, además, del coro para los festivales de navidad y del “santo patrón” del colegio. ¡Ah…! y del mes de María, esos meses de mayo que acabábamos antes las clases de la tarde para hacer ofrenda a la virgen. Todavía recuerdo alguna letra de las canciones: “Venid y vamos todos con flores a porfía, con flores a María, que Madre nuestra es…”

Eran tiempos de formar en el patio antes de subir a las clases, que estaban en un primer y segundo piso con un balcón corrido que daba a la platea desde donde nos observaban los profesores. Tiempos de himnos y consignas, de religión y patria, de silencios obligados y miedos ocultos… no preguntes, no quieras saber demasiado, no quieras descubrir la verdad, cree lo que te decimos, obedece. Ya sabes quien escribe la historia tras una guerra.

Era un chico raro entonces, creo que siempre lo he sido, no tenía habilidad para el fútbol y casi siempre me quedaba fuera cuando (chapí, chapó) los capitanes elegían a los chavales para formar parte de su equipo, si éramos impares yo sobraba. Me gustaría decir que no me importaba y que no me causaba tristeza y frustración cuando me quedaba el último para que me eligieran y, o bien no lo hacían directamente o alguien me incluía en su equipo por pena o falsa camaradería, pero no sería cierto.

Supongo que eso sirvió para potenciar la afición que siempre había tenido de imaginar e inventar historias, crear vidas y momentos y soñar que los vivía… síntomas de soledad, alivio de ignorados. Pero descubrí que esa misma soledad era compartida con un puñado de niños que, por un motivo u otro, soportaban esa exclusión forzosa o forzada de la popularidad deseada. Y nos juntamos, como una pandilla de superhéroes lisiados, en un rincón del patio a resguardo de balonazos, para compartir nuestras desdichas.

Y así fue cómo esa afición de crear cuentos, situaciones y personajes imaginarios cobró otra dimensión. Comencé a ponerle voz y a dar a luz mis historias junto a ese niño gordito mientras comía su bocadillo de chorizo, con ese empollón de gafas gruesas y empañadas, con el niño que parecía una niña y con ese que aparentaba estar siempre enfermo. Tanto a ellos, como a mí, nos servía para evadirnos de esa realidad que nos incomodaba, la que no terminaba de aceptarnos, la que nos dejaba fuera de ese equipo al que queríamos pertenecer y de ese juego al que queríamos jugar.

Escuchaban mis palabras casi sin pestañear y cada día, día tras día, me pedían más y yo inventaba, me las preparaba en casa o improvisaba sobre la marcha… eso era lo que más me gustaba… como ahora, más de cuarenta años después, me siento ante una hoja en blanco e improviso. Unas veces surge algo nuevo, que ni siquiera tenía previsto, otras, tal como hoy, revivo algún recuerdo de esos que te asaltan por sorpresa, y otras, simplemente, se queda sin mácula el blanco.

Los impactos de bala fueron cubiertos, nuevamente, con cemento gris y los niños seguimos jugando, ajenos a la tragedia, sobre sangre desintegrada por mil lluvias de agua limpia y amargas lágrimas, con diez balones, más de cien piernas… y una historia por contar…

 

Francisco J. Berenguer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

SEVIATELLE

Pulseras elegantes para hombre y mujer

Otra por favor

¡hay que vivir, no sobrevivir!

tececonvida

La íntima historia de una vida

Polisemia Revista

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

La poesía, eso decían

Como plasmar la idea natural.

Adrián Gastón Fares

Empecé a escribir aquí hace más de doce años. Cuentos y poesías. Escribí las novelas Intransparente y El nombre del pueblo. Tengo pérdida de audición desde adolescente; uso audífonos para escuchar bien. Gané algunos premios como director de cine y guionista (Gualicho, Las órdenes, Mr. Time, entre otros) Bienvenid@s.

Historias, vida y café.

¿Te gusta leer? Entonces léeme.

Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Pensamientos de la flaca

Pensamientos que le llegaban a una flaca que escribia en un papel.

Hablando silencios

Quiero compartir lo que en ocasiones callo.

Mujeres Ideales

Información para ellas sobre bienestar integral.

Entre Libros

Blog literario

Lucas Garcete

(Madrid, 2000 ) ~

Amante y Cornuda (todo en una)

Vivencias, convivencias y otros desencuentros

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

Historias de una mente retorcida

Cada historia tiene un sinfín de finales. Encuentra el tuyo...

El Rincón de Rovica

El Blog de Rosarin sobre escritos, relatos, pensamientos, música y moda

Imágenes Habladas

Las palabras que necesitas están en mis ojos

Mi Vida En la Sexta

momentos, situaciones, circunstancias de estilo de vida en el pais de las maravillas.

Demisletras

La realidad, esas ocho letras tan fantásticas

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

El laberinto de Julia

Ciertas historias un dia quisieron salir de mi cabeza, hicieron maletas y crearon este laberinto. Deje los zapatos en la entrada este camino es libre, para aprender a volar, así sea en letras.

Buenos Relatos

El punto de encuentro entre los autores interesantes con lectores exigentes

galandelag's Blog

Escribir, es al fin y al cabo, tocar desde lejos!

El templo de Salomón

Describir la tragicomedia de la vida y comparaciones.

El cuento de Saliary

Un poema a mi paranoia

Entre libros

Las palabras escuecen

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Tres voltes de més

Reflexions, pensaments i inquietuds que han decidit sortir

Un poco de Tertulia

Todo tiene una explicación, o por lo menos debería tenerla

+ortografía

Los mejores tips para mejorar tú ortografía, ademas de datos curiosos e interesantes, echa un vistazo.

El blog de Sofía

Intento volcar lo que me pasa por la mente para entenderme mejor. El psicólogo estaba caro.

Bitácoras y desperdicios

Más basura cibernética y cafeinómana

Swinger Lifestyle

Swinger Clubs, Swinger Cruise,Lifestyle .

Alex M. Fourzan

Citas, autores y literatura

Ana Centellas

Una aventura literaria

Drés

Escritos

A %d blogueros les gusta esto: