El otro lado del muro

Noté humedad en la espalda cuando me empujaste contra el muro del cementerio. Sabía que no era agua de lluvia, ni el relente de la noche lo que me mojaba. Era la humedad viscosa de la sangre de los que habíais fusilado antes. Escuché los disparos desde la camioneta donde me tenías con las manos... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑