Canción de despedida

Admiramos a la luna y su belleza cuando solo es un satélite inhóspito gris y amargado sin titulación de planeta, dependiente de una dosis de gravedad que la Tierra le suministra en un callejón oscuro a escondidas de poetas enamorados a cambio de un pacto con las mareas y una sonrisa maquillada cuando el sol... Leer más →

DAVU (el principio)

“No perteneces a ningún lugar, no tienes ninguna patria o nación. Tu tierra es la Tierra. Eres un hombre libre. Esas líneas dibujadas en el mapa no existen más que en la insensatez de los hombres, en nacionalismos estúpidos que pretenden crear zonas aisladas y protegidas tanto para los que quieren entrar o salir. No... Leer más →

Solo abrázame

“Trastorno adaptativo. Depresión, ansiedad, anhedonia. Insomnio. Fobia social, aislamiento, irritabilidad. Pensamientos autolíticos. Desesperanza. Problemas vegetativos y cognitivos…” “Tienes que reconocer que estás enfermo, eso lo primero, para poder tratarte y pensar que lo que sufres es como cualquier otra enfermedad que se cura, pero debes tener paciencia, las cuestiones de la mente requieren un proceso... Leer más →

Australia

Ella tenía un tarro de cristal en el que iba metiendo monedas de cinco duros, era un recipiente grande, supongo que algún día albergó aceitunas de esas aliñadas que le gustaban o de esas cebollitas que cogían un tono rosado con el tiempo. Llevaba años introduciendo monedas, alguna que le sobraba cuando venía de hacer... Leer más →

Ser Nada

Hoy duele tanto que no puedo escribir. Normalmente en los márgenes del dolor y la tristeza fluyen los textos más melancólicos y hermosos, pero hoy es tan espeso que me cuesta dar un paso, perfilar una letra, describir, siquiera, el profundo abismo en el que me sumerjo, de aguas frías y oscuras, sin apenas aire... Leer más →

Por el resquicio de un sueño oxidado

Hubo una vez una mujer que soñaba más que vivía. Y no porque su vida fuera especialmente lamentable, ni mucho menos, pero se sentía tan atrapada en esa maraña de rutinas y tareas que se había tramado a su alrededor, como una conspiración lenta y silenciosa, que tenía la urgente necesidad de liberarse, de huir.... Leer más →

A mis hijas

Cuando los veranos acaban, que siempre acaban, nos queda la sensación de lo vivido, de lo sentido Al cobijo del tiempo sobreviven los momentos y los seres que, sin pretenderlo, te hacen eterno.   Francisco J. Berenguer

Tibia, espesa… y jugosa.

Apenas comenzó la noche supe que hoy tampoco mataría a nadie. No es que hubiera prisa, la primera víctima de un asesino en serie es la más importante ¿no? la que inicia esa aventura por el camino del crimen y, además, es también la que va a marcar las pautas a seguir en mi prometedor... Leer más →

Clave de Luna

Ya no quedan atardeceres (rojos) de carmín, de pasión, de besos en tu cielo (azul) El sol no se oculta porque ya dejó de asomar cansado de buscarla entre tus sábanas (negras) Los días se hacen tan largos en una habitación cerrada enfermo de nostalgia, de destino (falso) de corazón disléxico, arritmia diatónica notas desacompasadas... Leer más →

Frágil cuerpo

Qué fácil es destruir No se necesita carrera, ni de fondo ni de toga solo palabras Poder de dioses mundanos que se creen poetas y solo hacen malabares con las metáforas mientras el semáforo cambia a verde no subas la ventanilla, dame algo… Palabras que ensalzan y humillan que enamoran y matan, agonizan que nacen... Leer más →

Aranjuez y yo

Esta mañana temprano, escuchando las noticias y antes de que me dieran ganas de apagar la radio, mencionaron, en un alarde de sensibilidad afortunado pero impropio entre compadreos de políticos, bancos y jueces, que el “Concierto de Aranjuez” cumplía hoy setenta y ocho años de su estreno en el Palau de la música de Barcelona.... Leer más →

En noviembre

Sintió que todo en su mundo era perecedero, hasta ella misma. Y todo se le ocurrió cuando limpiaba y recogía la cocina, y encontró en el frutero una manzana que llevaba varios días sin tocar, oscurecida y madura por un lado y aparentemente fresca por el otro, el que daba la cara. La apartó, la... Leer más →

Del revés

Reconocida ausencia, secuencia de recuerdos lo que fuimos, lo que fuiste, lo que fui Cruel asesina, colaboradora clandestina escondiendo cadáveres (de tiempo y espacio) y haciendo desaparecer el arma homicida (la promesa incumplida) ocultando las pruebas de la decadencia sobornando el silencio de testigos (los sueños no hablan) ¿Qué queda de nosotros? si alguna vez... Leer más →

Latidos en blanco

Los ignorantes te llaman muerte cuando no eres más que vida latente que desde la luz del primer llanto acompañas nuestros pasos penitente Procesión insigne y blasfema olvidada de dios y de su mano hilera de velas sin sentido de figuras talladas, al hombro portadores al triste son de trompeta y tambores   Me enseñaste... Leer más →

El momento inadecuado

¿Por qué se empeñan los dioses en atraparnos en carne?   Desperté de lo eterno por ti recorrí miles de mundos y formas visité universos paralelos y concluyentes en lo perpendicular puntos tangenciales en los que no te hallé Te busqué en agujeros negros para disputarte con la nada si fuera preciso cloaca infinita, reciclador... Leer más →

Un Rioja en compañía

Se rompió en tantos pedazos que, con lo poco que le quedaba, no llegaba a reconocerse ante el espejo. No eran porciones de sí misma, en cada parte requerida se entregaba entera. Siempre estaba para todos, dispuesta para todos. Se entregó a cada uno de sus hijos, uno por uno, los tres que crecieron en... Leer más →

Apenas… una vida

Me costó una vida Me costó una vida poder reconocerme entre turbios reflejos, dioptrías estudiadas mostrando lo soportable, mirada indemne espejo empañado por el vaho de la arrogancia de duchas inútiles, pieles inmaculadas y entrañas sangrantes, tumores de conciencia Tiempos de obligado barbecho emocional tras cosechas malogradas sembrando dudas semillas de amor, insegura simiente transgénica... Leer más →

Ángeles dormidos

Vuelvo a tropezar, mamá, y no estás no estás para curar mis heridas de niño soplando mis rodillas y mis lágrimas aliento mágico de madres mercromina y tiritas, sana sana… Mis heridas ahora sangran hacia dentro solo las siento, solo las sufro ¿Quién sanaba las tuyas, mamá? ¿Quién las besaba y te acariciaba el alma?... Leer más →

El desván

Solo aportas personajes vacíos, sin personalidad, sin alma. Así… ¿cómo coño vas a escribir algo decente? Aunque tengas una buena historia que contar son los protagonistas, principales y secundarios, los que tienen que conectar con el lector. Ya sabes cómo va esto: el héroe, el antihéroe, el punto de inflexión donde se enfrenta a tomar... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑